sábado, 7 de mayo de 2011

ADRIANA OZORES. (Sexos 2009)



Ha estado diez años alejada de los escenarios. Diez años en los que, nuestra actriz ha desarrollado una estupenda labor en el cine y en la televisión. Hace un par de temporadas decidió que era una buena época para regresar. Así, Adriana Ozores se convirtió en Lady Macbeth y como “es tan divertido variar” hoy podemos verla en el Teatro de La Latina interpretando a “Cristina” en la comedia “Sexos”. “No es una comedia fácil” nos comenta la actriz “Hacemos una dura crítica a los tópicos de las relaciones personales”. Dos parejas y una amiga común son los personajes que desarrollan este “vodevil” en el que en un escenario vacío, cinco buenos actores hablan de las inseguridades comunes, de la inmadurez que nos paraliza con un lenguaje más que directo.
Nuestra protagonista se encuentra encantada con este proyecto “Uno de los factores que influyó para que aceptara este papel, fue el hecho de que todos los intérpretes somos amigos. Sin ese feeling hubiera sido imposible”. Adriana Ozores considera que “Se hace buena comedia” algo importante porque “con ésta se llega con más facilidad al corazón de la gente” por esta razón “Sexos” está teniendo tanto éxito, pues “realmente no sabemos quiénes somos y solemos apreciar la paja en el ojo ajeno sin darnos cuenta de la viga que nos ciega. Nos cuesta muchísimo hacernos responsables de nuestras propias historias”. No le pasa eso a Cristina, el personaje al que da vida “Es la única que rompe; pues todos continúan con sus roles. Quizá espera demasiado pero de los cinco es la más madura”
Adriana Ozores considera que vivimos un buen momento teatral “basta con echar un vistazo la cartelera” si bien estima que los valores y exigencias han cambiado, perjudicando de este modo a los jóvenes que intentan hacerse un hueco en este ámbito “No basta con ser guapo, pero eso es lo único que te exigen en la mayoría de las ocasiones”

Sofía Basalo.

Reportaje publicado en la revista El Embrujo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada