sábado, 7 de mayo de 2011

ADULTERIOS. (SEPTIEMBRE 2009)



ADULTERIOS.

Teatro Maravillas.

Autor: Woody Allen.
Adaptación: Nacho Artime.
Dirección: Verónica Forqué.
Intérpretes: María Barranco, Miriam Díaz-Aroca, Fermí Herrero, Fernando Acaso Y Paloma Bloyd.

Estrellas: ****


COMEDIA CON MAYÚSCULAS.

Intuía que el origen de la risa reside, también, en un texto inteligente, en unas interpretaciones impecables, en una dirección genial; en una buena propuesta, en definitiva. Sin embargo, siempre resulta reconfortante descubrirlo, sobre todo, cuando un teatro nos pone más que difícil algo tan obvio como ver la función. Una servidora la vio de pie, de principio a fin y a pesar de ello, pudo entrar de lleno en las tres historias de amor y desamor que en el despacho de una peculiar psicoanalista estaban teniendo lugar; en las hilarantes y lapidarias frases que volaban de un personaje a otro con agilidad y acertada entonación; en el buen trabajo de Miriam Díaz-Aroca, actriz por la que quien escribe apostaba más o menos, nada; en las situaciones quizá exageradas en extremo al final de la obra y que sin embargo el público cree de lleno, hasta distinguir en los personajes a algún que otro conocido.
El tema central seguramente está más que trillado. Sin embargo es eterno como el ser humano, dispuesto siempre a caer en la trampa de los afectos envueltos en palabras que no quieren decir nada. Por esta razón y por la inteligencia de su autor, “Adulterios” resulta ser una joya; quizá por ello y por el buen trabajo del equipo que la ha traído a España, esta comedia se escribe con mayúsculas. Algo maravilloso se respira, pues, en un teatro al que no le va su nombre.

Sofía Basalo.

Crítica publicada en la revista El Embrujo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada